perder dinero en bolsaSi inviertes tus ahorro en la bolsa es lógicamente para rentabilizar tus ahorros, y cuanta mayor sea la cuantía mejor será para tu cuenta corriente. A veces este escenario no se cumple, y se invierte los efectos de las operaciones en renta variable. Es algo desesperante que puede llegarte a agobiar por encima de lo habitual. Al fin y al cabo es un dinero que es tuyo y lo tiras a través de un movimiento en bolsa mal planteado. No merece la pena hacerlo bajo estas condiciones.

Si estas operaciones ocurren de forma aislada no tienes porqué preocuparte más. Son gajes del oficio, como aluden los inversores con mayor experiencia. Más preocupante será si estas operaciones las cierres en falso con mayor frecuencia. Algo está fallando en tus estrategias de inversión y necesitarás detectarlas a tiempo para imponer una solución para que la tendencia se invierta a partir de estos momentos. Para que así sea, te aportamos los errores más frecuentes que cometen los pequeños y medianos inversores en sus operaciones en la bolsa.

No compran las acciones a un precio correcto

No cabe duda que no seleccionar la zona de compra en los valores desencadena una serie de problemas que influirán negativamente en tu propuesta bursátil. Hasta el punto que tengas mayores dificultades para rentabilizar los movimientos, y que mucho de ellos los finiquites con importantes pérdidas. No debes dirigirte a compañías que tienen sus precios por encima de su valor.

No hacer la operación bajo tendencia alcista

Si vas a invertir tus ahorros en la renta variable, no tendrás otra opción que hacerlo en una tendencia alcista de los mercados financieros. De no ser este el escenario tendrás las mayores probabilidades de perder dinero en cada uno de los movimientos realizados. No trates de ir a contracorriente de los mercados. Es un pasaporte para el fracaso.

Perder dinero por falta de información

Es esta característica la mayoritaria entre las operaciones de bolsa que están conducidas al fracaso. No puedes ni debes comprar acciones sin saber cómo es la empresa. Ni mucho menos con un total desconocimiento de su estado técnico. No te quedará más remedio que informarte sobre su evolución en los mercados financieros. Y en especial si es un valor que merece de tu confianza como para comprar sus acciones. Si desconoces estas fuentes de información mejor será que te abstengas para tomar posiciones.