Eurona se trata de uno de los valores de la bolsa española que más expectativas ha creado entre los inversores destinados a las operaciones especulativas. Sin que de momento haya cumplido con sus deseos. Su línea de negocio es claramente innovadora, al ofrecer servicio de pago de wi fi a los usuarios de internet. Sus principales clientes son poblaciones pequeñas, aeropuertos, estaciones de transporte y centros comerciales, entre otros. A través de una prestación de calidad pero que se proporciona bajo unos precios excesivamente elevados con respecto a otras propuestas de similares características.

Sus previsiones en el negocio no se han trasladado al precio en que cotiza en estos momentos. Siendo una de las empresas más afectadas por el fraude contable que protagonizó Gowex hace unos años. No en vano, uno de los incentivos para invertir en esta compañía se basa más en las expectativas que va desarrollando sus negocios, más que en los propios resultados empresariales que va generando todos los trimestres del año. De momento, esta propuesta no está despertando el entusiasmo de los compradores. Sino más bien todo lo contrario, con una depreciación de sus títulos de más del 50% en relación con sus posiciones de 2014.

Eurona: cotiza en el mercado alternativo

Si por algo se caracteriza Eurona es porque pasa por cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). No en vano, se trata de un valor de pequeña capitalización que mueve muy pocos títulos en cada sesión bursátil. Como consecuencia de esta particularidad, te será muy complicado entrar en sus posiciones para rentabilizar los ahorros. O al menos al precio que deseases. Esto ha provocado que muy pocos inversores hayan dado su confianza a esta empresa del sector tecnológico.

Desarrolla un canal bajista

La falta de noticias sobre su actividad profesional está perjudicando seriamente a su interés. Hasta el punto de no haber recuperado todavía el precio por acciones que impulso durante los años 2014 y 2014. A pesar de intentar con cierta frecuencia el asalto a los cuatro euros por acción. Situado muy cerca de la barrera de los cuatro euros. Sin que en ningún momento haya sido apoyado por ningún intermediario de la renta variable.

Rebotes muy puntuales

Los inversores, de momento, solamente pueden abrir posiciones en este valor por medio de operaciones claramente puntuales. Debido a la volatilidad con que cotiza en los mercados de bolsa alternativos. A pesar que no cuenta con otros competidores en el mercado financiero nacional. Uno de sus objetivos al corto plazo es dirigirse a los niveles más cercanos a cuatro euros.

Poca implantación en el país

Otro de sus ventajas que no dispone de una amplia cartera de clientes. Algunos de ellos ubicados en el área americana de habla hispana. Por medio de contratos con pequeños clientes procedentes de área hispana. Son acciones muy sencillas de manipular debido a que con tan solo unos cuantos títulos pueden llevar a su cotización en uno u otro sentido. Con diferencias muy importantes en lo que se refiere a  su evolución en los mercados financieros. Para que en un cierto momento sus acciones puedan realizar, ese movimiento que tantos ahorradores esperan .