¿Hasta dónde se pueden subir los impuestos?

 

Cuando un estado necesita aumentar sus ingresos la primera medida que se pone en marcha es la subida de impuestos, ya que  sus resultados son visibles generalmente en un espacio corto de tiempo. La lógica nos puede indicar que cuanto mas se suban los impuestos, mas recaudará el estado, sin embargo, en el mundo de la economía esto no es así.

¿Existe un límite para una subida de impuestos? La respuesta es y su explicación la dio un economista estadounidense llamado  Arthur Laffer.

Laffer relacionó los ingresos fiscales( la cantidad de dinero que recibe el estado por los impuestos) con el tipo impositivo(el porcentaje que cada persona en impuestos) y lo representó gráficamente en lo que se conoce como Curva de Laffer. Si el tipo impositivo es 0, los ingresos fiscales serán también 0, ya que lógicamente, si no hay impuestos nadie va a tener que pagarlos. Conforme el estado aumenta el tipo impositivo los ingresos van a aumentando, hasta que llega a un punto en el que, si se suben más, los ingresos por impuestos comenzaran a disminuir.

¿Por qué ocurre esto? Si la presión fiscal es muy elevada( es decir, los impuestos son muy altos) los incentivos a dejar de pagar los impuestos también son muy altos. Los contribuyentes intentaran por ejemplo, no declaran sus ingresos(con el fin de no pagar impuestos directos), evitaran pagar el IVA en la medida de lo posible y las grandes fortunas trasladaran su dinero a otro país (pese a los coste que pueda conllevar) cuyos impuestos sean más bajos. Por tanto, la recaudación final por impuestos disminuirá.

Laffer también indica, que en un caso extremo, donde la presión fiscal sea del 100%(es decir, todos los ingresos de una persona se pague en impuestos), la recaudación es 0, ya que la gente no tendría ningún incentivo a trabajar si tiene que dar todo sus ingresos al estado y no le queda nada para consumir.

La curva muestra en abcisas los tipos impositivos posibles (t) y muestra en ordenadas la recaudación fiscal (T) que se consigue a ese tipo impositivo.

Es por ello, que cuando se pone en marcha una subida de impuestos, hay que tener cuidado de no pasar ese “límite” impositivo, ya que lo que puede ser una medida encaminada a subir los ingresos fiscales puede tener unos resultados totalmente opuestos a los que se buscaba.

Total
10
Veces Compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*