trumpEl nombre de Donald Trump está en todos los medios. Esta semana las bolsas de casi el todo mundo han terminado con recortes de cierta importancia que han evaporado las ganancias de las últimas semanas. Los motivos esta vez no hay que encontrarlos en los mercados financieros, en el precio del petróleo, ni tan siquiera en los resultados decepcionantes de algunas empresas. La causa, un tanto atípica, está en que el candidato republicano pueda alcanzar la presidencia de Estados Unidos. Tras las encuestas que le sitúan a la cabeza en la intención de voto popular.

Trump: miedo a sus relaciones internacionales

¿A qué se debe esta reacción tan abrupta por parte de la renta variable internacional? Pues fundamentalmente a que pueda cambiar el actual status quo en las relaciones internacional de esta nación. Tampoco es del agrado de las grandes compañías que cotizan en el Dow Jones. Temen que puedan ser perjudicadas por nuevas medidas fiscales por parte del candidato republicano. En especial grupos financieros y farmacéuticas. Ante este escenario, no es de extrañar que los grandes inversores hayan abandonado sus posiciones en los mercados de renta variable.

¿Hay oportunidades de negocio?

De todas formas, y aplicando esa máxima en el sector de la inversión que alude que siempre hay oportunidades para rentabilizar los ahorros, hay unos pocos sectores que podrán salir beneficiados de la elección de Donald Trump como nuevo presidente de Estados Unidos. Se trata en concreto de los vinculados con el juego, las infraestructuras, las armas y las empresas relacionadas con defensa. Podrían desarrollar un escenario alcista si se produjese esta situación. Para conseguir tus objetivos no tendrías más remedio que dirigirte a los mercados financieros americanos para tomar posiciones en algunos de sus valores. Aunque con unas comisiones más elevadas.

¿Afectará a las bolsas europeas?

Una de las dudas que te puedes plantear en estos momentos, es si los efectos de una victoria de Trump llegarían a alcanzar a las bolsas del viejo continente. Pues por supuesto que sí, debido a la alta interrelación en todas las economías del mundo. Incluso algunos analistas del mercado advierten que los riesgos en esta parte del planeta serían aún mayores. Con un potencial de depreciación más alto. En especial a las economías más débiles de la zona euro, entre ellas la española y la italiana. Desde este contexto, la mejor opción sería mantenerte al margen de las bolsas europeas si se produce el triunfo de las tesis del magnate norteamericano.