Uno de los parámetros más importantes en la economía española es el que tiene que ver con la incidencia del paro entre la población. Pero lo cierto es que cada que se publican alguna cifra sobre su incidencia, no afecta a la evolución de la bolsa española. O al menos con menos contundencia que con otros datos macroeconómicos. ¿A qué se debe esta falta de respuesta de los mercados de renta variable? No es una pregunta fácil de responder ya que se debe a diversas causas y de varias procedencias. Para que tengas un mayor apoyo en tus operaciones bursátiles de los vamos de explicar de una forma sencilla.

Paro: no es valorado por los inversores

Los niveles de desempleo no es algo que no les permita conciliar el sueño a los grandes inversores. Están más pendientes de otras variables económicas: inflación, crecimiento, tasas de interés, estabilidad de las divisas, etc. De ahí que cuando se incrementa o rebajo el número de parados no tiene una respuesta llamativa en los mercados financieros. A no ser – claro está – que el dato sea claramente espectacular. Incluso en algunas situaciones, un índice de desempleo elevado puede incentivar a que el precio de las acciones suba. Esto se debe a que los mercados piensan que será el momento para introducir reformas en el marco laboral.

Los ERES impulsan el valor de las acciones

Curiosamente cuando una empresa cotizada en bolsa llega a un acuerdo para impulsar despidos entre sus trabajadores, sus acciones generan un movimiento alcista de gran repercusión. Estas noticias son interpretadas como una estrategia para reducir los gastos de las empresas. Y por tanto son muy bien recibidas por los mercados financieros. Basta que compruebes como ha afectado esta medida laboral a la evolución de algunos de los grandes valores de la bolsa española. IAG, Santander, BBVA o Ferrovial son algunos de los ejemplos más representativos para explicar esta situación.

Pasa desapercibido entre los inversores

El paro entre la población no es muy valorado entre los inversores. Raramente influye en la evolución de los principales índices de la renta variable. Tan solo en Estados Unidos tiene un mayor peso específico. Pero como consecuencia de su vinculación con los tipos de interés. No en vano, las autoridades monetarias se fijan en estos datos antes de tomar una decisión sobre el precio del dinero.