inmovilizado

El inmovilizado de una empresa es la infraestructura necesaria para que la empresa funcione, desde elementos físicos (las maquinas, el edificio de la empresa, los vehículos, etc) a elementos más intangibles como el software de la empresa o las patentes. El inmovilizado, también denominado activo no corriente se caracteriza principalmente porque estará presente en la empresa más de un año.

Generalmente el activo de una empresa de divide en dos grandes grupos, el activo corriente y el activo no corriente. El activo corriente es aquel que está presente en la empresa en un plazo inferior a un año. Es el caso de las mercaderías. Si hablamos de una tienda de calzado, las mercaderías son los zapatos que vende y teóricamente esos zapatos tienen que venderse en menos de un año. Esto no quiere decir que siempre sea así, puede darse el caso de que los zapatos no se vendan y estén en el almacén más de un año pero en principio esto no es lo deseable para la empresa.

En el inmovilizado o activo no corriente ocurre justo al revés. Su horizonte temporal es más de un año por lo que en ocasiones se le denomina también activo a largo plazo. Cuando una empresa adquiere un edificio para sus oficinas, un vehículo para transportar las mercancías o una maquina para fabricar no lo hace con la idea de venderlo a los 3 meses, si no que la intención es que permanezca en la empresa el mayor tiempo posible aportando valor a la producción de la empresa.

El inmovilizado se divide en tres grandes grupos según el tipo de elemento del que estemos hablando:

  • Inmovilizado Intangible o inmaterial: Lo que no se puede tocar. Es el caso de las patentes, software de la empresa, una investigación en curso, una concesión del estado, etc.
  • Inmovilizado material: Los elementos tangibles. Maquinas, muebles, furgonetas, vehículos, herramientas, ordenadores, etc.
  • Inversiones: Cualquier inversión inmobiliaria o financiera con plazo superior a un año. Una propiedad que la empresa compre para especular, acciones de otras empresas, etc.

En el Plan General Contable las cuentas de inmovilizado son fácilmente reconocibles porque todas empiezan por el número 2.